Los Pastos

Las vacas de JAUREGIA en su Comedor

La vaca es un rumiante, y ya resulta tremendo el tener que recordarlo. Las vacas de JAUREGIA, como corresponde a la ganadería ecológica, se alimentan fundamentalmente de hierba y forraje, y el pienso sólo se utiliza como complemento en la dieta y en ausencia de hierba o forraje.

Nuestros pastos no llevan  abonos ni fertilizantes. El prado, el Larre o Belai-  como llamamos en Baztan- se enriquece con el  purín o detritus de las vacas, que se esparce en el suelo como abono natural. Cuando se hace queso, el 85% de la leche más o menos se convierte en suero, que se mezcla con el purín para enriquecer el pasto. El Reciclaje funciona de esta manera al servicio de la propia tierra y la calidad alimentaria de los animales.

LOS PRADOS, LARREAK O BELAIAK

De acuerdo a las obligaciones que conlleva la ganadería ecológica, y dependiendo de cada zona, clima y pasto, el ganado debe pacer el mayor número posible de días al año.

El pasado año superamos los 8 meses de vacas pastando. Al terminarse la hierba en el prado, aunque las vacas han seguido saliendo de la cuadra, se han ido alimentando de las hierbas que hemos cortado y almacenado en los meses de abundancia.

La vaca tiene que comer hierba de unos 20cm. A partir de esa altura la hierba se pasa y pierde mucha proteína. Cuando crece vas segando y guardando para las épocas en las que no hay.

Los piensos pueden ser utilizados de manera distinta según el tipo de ganadería. No en vano, los piensos aportan más grasa, engorde al animal y mayor capacidad de producción lechera. En una ganadería con fines industriales estas propiedades de los piensos pueden animar a una utilización de los piensos para estos fines.

En JAUREGIA, como ganadería ecológica, concebimos el pienso como un complemento que enriquezca la dieta con aquellos componentes que faltan en la hierba y el forraje. La alimentación estratégica para nuestras vacas es la hierba y el forraje, y sólo se utiliza el pienso de manera secundaria y complementaria.

La consecuencia es que la leche ecológica no es igual a lo largo del año. Su grasa y sabor dependerá también del tipo de pasto en cada estación. La otra consecuencia es que en una ganadería ecológica la producción de leche por vaca es menor que la ganadería que tiene en el pienso su alimento fundamental.

 1.- La leche de Primavera.